/La Casa de Palito/

Otras formas de ver el mundo.

Esos ojos negros (Iván Ovalle)

Esos ojos negros tan divinos que se clavan en mi alma cada vez que tú me miras

son dos angelitos en tu cara que se mueven lentamente como el que cura una herida.

Es como si tuvieras dos alas que me elevan suavemente sobre todo en esta vida.

Bailan al compás de mi guitarra como pidiendo canciones que describan mi Guajira.

¿Esos ojos negros dónde estaban? Yo no sé, creo que justamente me miraron para bien.

Si no los conquisto no me importa ya los vi con eso me basta para yo seguir feliz.

Tienen tan cercano el sentimiento; siento que he nacido nuevamente;

es como llover en el desierto y vivir la vida alegremente;

como dos estrellas en el cielo en una noche decembrina para mí exclusivamente.

La felicidad en esta vida no es difícil no es esquiva va en el alma de la gente.

Yo no espero ser feliz contigo, pero sí que seas conmigo porque soy eternamente.

Tengo mil razones para serlo porque Dios me ha dado tanto y siempre vivo agradecido.

Por ejemplo esos ojitos negros que tengo el placer de verlos y un millón de versos lindos.

Cuando uno es feliz consigue todo lo demás hasta conquistarte con esta bella canción que se la dedico a tu mirada tierna paz y hace grande al hombre más pequeño con razón.